“El gasto del Sistema se controla mucho y bien”

Manuel Rodríguez, interventor general de la Seguridad Social, explica la función del organismo que dirige y sus retos de futuro.

Manuel Rodríguez, interventor general de la Seguridad Social.

Manuel Rodríguez, interventor general de la Seguridad Social.

Empezó como interventor en Hacienda en 1983, pero ya en 1995 Manuel Rodríguez, actual interventor general de la Seguridad Social, entró a formar parte de la Seguridad Social. Esto le permite tener un conocimiento profundo del sistema y de la propia Intervención, que dirige desde 2015.
– ¿Para qué sirve la Intervención General de la Seguridad Social?
– Nuestro trabajo es contribuir a que la gestión se haga de acuerdo a la ley, con eficacia y eficiencia. Todos los expedientes de gasto de la Seguridad Social son fiscalizados por esta Intervención.
– ¿Ese control es eficaz?
– Los ciudadanos pueden estar tranquilos. En la Seguridad Social, todo gasto se fiscaliza previamente. Por eso nunca se ha producido ningún gran caso de corrupción, a pesar de que controlamos más de 145.000 millones de euros.
Ayuda mucho la cultura corporativa de la Seguridad Social. La austeridad es una regla en esta institución, como lo es la vocación de servicio público y ajustarse siempre a la legalidad.
– ¿Cuáles son, desde su punto de vista, los retos a corto plazo?
– Hay que resolver el déficit del sistema, que el año pasado fue del 1,82% del PIB. En eso está trabajando el Pacto de Toledo y es el gran reto.
Además, en el caso concreto de la Intervención, hay una carencia en materia de recursos humanos. La IGSS ha perdido en los últimos años el 23% de su plantilla. Y tenemos un problema en el acceso a la función pública. No cubrimos las plazas que convocamos porque no se alcanza el nivel necesario en las pruebas de acceso. El sistema de acceso posiblemente no responde al perfil de formación y de exigencia de la juventud en la actualidad. Está demasiado basado en la memoria.
– ¿En qué proyectos se está trabajando?
El gasto en la Seguridad Social se controla muy bien, pero estamos trabajando para que aún sea un control más eficaz. Las tecnologías de la comunicación imprimen un ritmo a la gestión muy rápido y la Intervención tiene que ir acompasada.
En primer lugar, hemos creado una comisión para estudiar en qué materias hay más riesgo y dónde menos para distribuir los recursos que tenemos. Vamos a profundizar el control en los ingresos, las mutuas y las empresas colaboradoras.
Por otra parte, una gran porción de nuestro gasto es en prestaciones, y su control va a ir cambiando al ritmo del cambio de la gestión de las prestaciones. El ejemplo es lo que se ha hecho con las prestaciones de maternidad y paternidad biológicas. Actualmente, se pueden tramitar de forma automática a través de internet. De la misma forma, se audita tanto el procedimiento de gestión como el sistema. Es todo automático, aunque cada cierto tiempo se audite. Esto libera recursos que pueden destinarse a otras áreas con más riesgo.

A %d blogueros les gusta esto: