La Tarjeta Social, llave del mapa de la pobreza

La Tarjeta Social ha protagonizado la última jornada del seminario sobre Seguridad Social en la UIMP.

Paula Roch, directora general del Instituto Nacional de la Seguridad Social , Jorge Rincón, gerente de Informática de la Seguridad Social, y Pablo Rodríguez, director general de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León han sido los responsables de explicar el proyecto.

Paula Roch, Pedro Llorente, Jorge Rincón y Pablo Rodríguez Hoyos.Ha moderado Pedro Llorente, subsecretario del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y presidente del grupo que trabaja en el desarrollo de la Tarjeta Social. Llorente ha explicado que el proyecto avanza en reuniones semanales, en las que participan representantes de varios ministerios y de diferentes niveles de la administración (estatal, autonómica y municipal). Ya se han identificado más de 450 prestaciones públicas y situaciones subjetivas que formarán parte del proyecto.

Gracias a la tarjeta social, el ciudadano tendrá constancia de qué prestaciones percibe y qué pagos se le han hecho. Asimismo, las Administraciones accederán a la información del conjunto de prestaciones que percibe un ciudadano, además de otros datos como situaciones de vulnerabilidad (desempleo, dependencia, etc.). El análisis agregado de los datos proporcionará un mapa de prestaciones y de vulnerabilidad que puede servir para el diseño de políticas públicas.

Ya se han identificado más de 450 prestaciones públicas y situaciones subjetivas que formarán parte del proyecto

Como explica Paula Roch, directora general del Instituto Nacional de la Seguridad Social, “la Tarjeta Social va a ser la llave con la que se acceda a una macro base de datos con todas las prestaciones de todos los niveles de la Administración, tanto del Estado como autonómicas o municipal. Sólo quedan fuera subvenciones y prestaciones en especie. Pero, además, va a incorporar Información sobre situaciones subjetivas de vulnerabilidad e información de pagos”.

“El objetivo es construir, analizar y mejorar el mapa de protección social en España”, ha dicho Roch, quien ha apuntado que “supone una gran coordinación y una permanente actualización entre administraciones”.

“El objetivo es construir, analizar y mejorar el mapa de protección social en España”, ha dicho Roch

“Se va a convertir en una gran herramienta de análisis y estudio para las distintas administraciones. Va a ser muy útil en la lucha contra la pobreza, como bastión de apoyo para el diseño de políticas sociales”.

Jorge Rincón, gerente de Informática de la Seguridad Social se ha centrado en el soporte tecnológico necesario para sacar adelante este proyecto. “Sólo se va a conseguir con la cooperación de todas las Administraciones Públicas”, ha dicho. “El volumen de datos es muy elevado. Hablamos de entre 15 y 20 millones de prestaciones y se prevén entre 1,5 y 2 millones de variaciones de esos datos al año”. “Para ello, nos vamos a apoyar en las cosas que ya existen”.

La tarjeta incluiría “cómo se identifica el ciudadano, qué prestaciones y qué ha cobrado”, Jorge Rincón

Jorge Rincón ha dejado claro que “la Tarjeta Social proporciona información, no da prestaciones. La gestión de las prestaciones va a correr a cargo de las mismas personas que ahora”.

Aún está pendiente de decidir si el soporte será físico o sólo se tratará de una identificación virtual, “aunque es muy posible que haya tarjeta física que sirva de identificación para acceder a la información”. En resumen, incluiría “cómo se identifica el ciudadano, qué prestaciones y qué ha cobrado”.

“Habrá dos perfiles de acceso, el de ciudadano y el de empleado público, que tendrá que identificar al ciudadano que quiere consultar. Y que podrá acceder a datos para análisis de datos”. A todo ello “se dará un nivel muy alto de protección de datos”.

Pablo Rodríguez Hoyos, director general de Familia y Políticas Sociales de la Junta de Castilla y León, ha explicado la experiencia en su comunidad autónoma. “No tenemos la tarjeta social, pero hemos puesto mucho empeño en la integración de información”.

“Manejar correctamente la información es útil para hacer políticas proactivas, de forma que las personas puedan integrarse de forma plena y no convertirse en personas dependientes de prestaciones”, asegura Rodríguez. “Segmentando convenientemente la información podemos incluso prevenir situaciones no deseables de necesidades sociales, económicas, marginación…”.

“Manejar correctamente la información es útil para hacer políticas proactivas, de forma que las personas puedan integrarse de forma plena y no convertirse en dependientes de prestaciones”, P. Rodríguez

“En Castilla y León, la historia social única y registro único de personas usuarias son dos elementos fundamentales que nos permiten contar con información unificada. Integran información de la administración autonómica y de los ayuntamientos. Su mayor ventaja es la individualización de la respuesta”. “Además, estamos trabajando para en un futuro cruzar la historia social con la historia clínica. Es importante que el personal sanitario pueda acceder a la historia social y que el trabajador social pueda acceder a la historia clínica”, ha explicado.

“La Tarjeta Social nos va a permitir ser más ágil, más eficaces, más transparente, y conseguir actuaciones más personalizadas”.

 

Otras noticas del Seminario en la UIMP:

Fátima Báñez adelanta que en julio la Seguridad Social ha recaudado un 6,32% más que en 2016
Los retos de la Seguridad Social a debate en Santander
Más y “mejores” cotizantes
Cotizaciones, conciliación y fraude
La Seguridad Social del futuro
Patronal y sindicatos hablan del futuro de las pensiones
Turno para el Pacto de Toledo

 

A %d blogueros les gusta esto: