Magdalena Valerio preside la Conferencia Sectorial de Inmigración

Valerio añadió que la acción del Ejecutivo en esta materia comprende actuaciones urgentes a corto plazo y actuaciones de estrategia a largo plazo, en una acción conjunta y coordinada entre las Comunidades Autónomas y el Gobierno

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, junto a la secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, ha presidido hoy la Conferencia Sectorial de Inmigración en la que se ha abordado las líneas de actuación en materia de política de inmigración.

Esta Conferencia, que ha reunido a representantes de todas las comunidades autónomas, es un órgano de encuentro entre la Administración General del Estado y las Comunidades Autónomas creado para poner en común los problemas planteados en el ámbito de la inmigración. En su intervención, Valerio ha destacado la enorme responsabilidad que supone esta materia en el momento actual y ha puesto en valor “la actitud de diálogo, cooperación, generosidad y altura de miras” de los asistentes. “Que seamos capaces de ponernos de acuerdo es lo que los ciudadanos nos demandan”, remarcó.

Además de destacar el papel de las comunidades autónomas, la ministra quiso mostrar su agradecimiento expreso a los ayuntamientos y diputaciones y por su trabajo “complejo y valioso” a la hora de abordar la gestión de los flujos migratorios. La Conferencia Sectorial puso de manifiesto “que tiene que haber una acción conjunta y coordinada entre ayuntamientos, diputaciones, comunidades autónomas, ONGs y el Estado”, en palabras de Valerio.

Atención humanitaria y apuesta por los flujos regulados

Valerio dedicó su intervención a explicar las líneas de actuación de su Gobierno, que pasan, en primer lugar, por el cumplimiento de la ley. Además, es necesario incidir en la cooperación en inversión en los países de origen, además de apostar por regular los flujos migratorios legales y la atención humanitaria.  La ministra, durante su diálogo con las comunidades autónomas, distinguió entre actuaciones a corto plazo, de carácter urgente, y las actuaciones de “mirada larga”, insertas en una estrategia migratoria a largo plazo.

En cuanto a las actuaciones a corto plazo, la ministra destacó las derivadas de la crisis generada por el aumento de las llegadas de inmigrantes a las costas andaluzas en los últimos meses, así como los acontecimientos acaecidos tanto en la zona del Estrecho como en los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla. Valerio recordó que todos los indicadores anunciaban que la presión migratoria se iba a incrementar de forma muy importante durante el período estival y explicó que, tanto las estadísticas como las informaciones de los expertos, indicaban que las salidas se desplazaban de este a oeste y que el cierre de las rutas oriental y central del Mediterráneo provocaría el desplazamiento de los migrantes a otras nuevas, en este caso a la ruta occidental, como ocurre actualmente.

La ministra aseguró que el Gobierno actual, “en apenas dos meses” ha tenido que adoptar medidas que ya están dando frutos, como ha sido el caso de las acciones urgentes puestas en marcha para atender las situaciones de emergencia humanitaria, a las que, remarcó, “se debe responder de forma inmediata y contundente”. En este contexto, el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, a través de la Secretaría de Estado de Migraciones, ha reforzado con un Plan de Emergencia, presupuestado en 29,7 millones de euros, los dos programas que gestiona para la atención inmediata a personas llegadas a nuestras costas o a las fronteras de Ceuta y Melilla en situación irregular. Se trata del Programa de atención a pie de playa y el Programa de atención humanitaria.

Este Plan de Emergencia incluye tanto nuevos fondos para los dos programas señalados como la creación de un nuevo tipo de centros: los Centros de Acogida de Emergencia y Derivación, de los que ya se ha puesto en marcha el primero, en Chiclana de la Frontera, con una capacidad de acogida de entre 600 y 1.000 personas.

La Conferencia Sectorial abordó también el problema de los menores no acompañados (MENAS), una “preocupación acuciante en algunas comunidades autónomas”. En ese sentido, el encuentro con las CCAA puso de manifiesto la conveniencia de actualizar el registro de MENAS, así como revisar el protocolo marco de intervención. Todo esto se debatirá en la mesa de coordinación interterritorial que se reunirá a principios de septiembre en el ámbito de actuación que corresponde al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.

Refuerzo en el medio plazo

En cuanto a la visión a largo plazo, las medidas a abordar se asientan en 5 pilares esenciales:

1. Refuerzo y promoción de las vías de migración de carácter legal; integración de las personas que llegan y pueden quedarse en España. En este sentido, la gestión ordenada de flujos migratorios es “uno de los ejes principales de la política migratoria de este Gobierno”, constituye una “triple oportunidad”: enriquecer nuestra sociedad, fortalecer el mercado de trabajo y rejuvenecer un país “sumido en un proceso de envejecimiento evidente”.

2. Integración. Valerio expresó el compromiso del Gobierno de poner en marcha una nueva estrategia de integración y gestión de la diversidad y anunció que en los presupuestos del próximo año está previsto reactivar el Fondo de Ayuda para la Acogida y la Integración.

3. Asilo. La ministra reafirmó el compromiso del Gobierno tanto con la defensa del derecho de asilo y las garantías de todos los solicitantes como con la necesidad de abordar la reforma del sistema europeo común de asilo. Para atender la presión actual en las estructuras de gestión, en julio se han convocado 323 plazas adicionales a las de la oferta de Empleo Público de las que 92 corresponden a la Secretaria de Estado de Migraciones.

4. Cooperación con los países de origen y de tránsito. Valerio afirmó que, en este punto, el Gobierno “va a poner toda la carne en el asador”. Señaló como prioridad número uno trabajar con las autoridades marroquíes, tanto para estabilizar las salidas desde su costa como para relanzar la cooperación en materia de inmigración.

5. Por último, dentro de la estrategia a largo plazo, la ministra destacó la “mirada europea” que, señaló, “debe tener la gestión migratoria, dado que se trata de un ámbito en el que es muy difícil que una sola nación pueda dar salida a un fenómeno de tan enorme magnitud”.

A %d blogueros les gusta esto: