Tribuna de opinión: La volatilidad de la afiliación, causas y medidas

El catedrático de Derecho de Trabajo y de la Seguridad Social, Jesús Cruz Villalón, inaugura este espacio de análisis para ayudarnos a comprender mejor todo lo que respecta a nuestro sistema de protección social.

Las estadísticas vienen mostrando desde tiempo atrás reiterados e intensos cambios en los registros de altas y bajas en la afiliación a la Seguridad Social, con picos tanto en términos de incremento como de reducción. Se trata de altibajos que se producen sistemáticamente con independencia de la tendencia al crecimiento globalmente constante de la afiliación que se aprecia desde hace unos cuantos años. Estas alteraciones, que, en ocasiones, resultan particularmente sorprendentes por su carácter brusco, pueden encontrar su origen, cuando menos, en tres factores de distinta naturaleza.

En primer lugar, se observa que nuestro mercado de trabajo, comparado con el de otros países de nuestro entorno, es mucho más sensible a los cambios del ciclo económico, lo que se manifiesta en que cuando se produce una situación de crisis económica se destruye empleo con mayor intensidad respecto a la caída del PIB y, por ende, con mayor impacto al que se observa en otros países; mientras que, en paralelo, cuando repunta la economía y se vuelve a la senda del crecimiento, el empleo crece igualmente con mayor intensidad a la del crecimiento económico propiamente dicho. Ello se debe a que nuestro patrón económico se concentra en exceso en actividades de baja productividad, por tanto de reducida cualificación del empleo que, en consecuencia, destruye y crea empleo de manera más inmediata y, sobre todo, más fuerte. Mientras que no orientemos nuestra economía hacia actividades de superior innovación y productividad no lograremos que el impacto de los cambios de ciclo económico sea menos traumático de lo viene siendo tradicionalmente. Desde la perspectiva laboral, hasta tanto no logremos un sistema eficaz de equilibrio en la adopción de medidas de flexibilidad interna que frene la destrucción de empleo y su recuperación sin pérdida de capital humano, todo el peso de la gobernanza laboral se concentrará en la flexibilidad externa; en definitiva, en los mecanismos de despidos colectivos y de indebidas jubilaciones anticipadas.

Esos picos diferenciales tan elevados entre altas y bajas a lo largo del año no se pueden explicar exclusivamente como resultado de la tradicional estacionalidad de nuestro mercado de trabajo, sino que también en los mismos concurren altas dosis de patología en las prácticas contractuales de las empresas, que deben ser atajadas

En segundo lugar, con independencia de que nos encontremos en estos momentos ante un claro escenario de tendencia global hacia el crecimiento de la ocupación y, con ella, de progresivas altas, mantenemos un mercado de trabajo donde pesa en exceso la estacionalidad de la actividad económica. Ello provoca procesos anuales de montaña rusa, de recurrente crecimiento de la afiliación sobre todo a partir de principios de la primavera, sucedido siempre de tendencias a la caída de la afiliación a finales del verano. En concreto, ello da lugar a que entre el pico más bajo y el correspondiente más alto de cada año suele existir una diferencia nada menos de en torno a 700.00 afiliados. Desde el punto de vista del funcionamiento del mercado de trabajo, ello se refleja en la presencia de un número desmesurado de contratos temporales, en términos tales que, anualmente, se celebran casi 21 millones de contratos, con sus correspondientes altas y bajas, respecto de una población asalariada con este tipo de contratos de en torno a los 13,8 millones; correspondencia entre lo uno y lo otro descompensada y distorsionante.

Desde luego, esos picos diferenciales tan elevados entre altas y bajas a lo largo del año no se pueden explicar exclusivamente como resultado de la tradicional estacionalidad de nuestro mercado de trabajo, sino que también en los mismos concurren altas dosis de patología en las prácticas contractuales de las empresas, que deben ser atajadas. Por ello, las campañas de la Administración dirigidas a conjurar el uso desviado de la contratación temporal están plenamente justificadas, al propio tiempo que deberían proyectarse otras medidas legislativas que desincentiven las tendencias detectadas desde tiempo atrás hacia formas de contratación temporal indebida para la ocupación de puestos de trabajo estructurales y permanentes dentro de la actividad de las empresas.

En algunos casos ello puede valorarse en clave positiva, en el sentido de que está permitiendo que microcontrataciones, que en el pasado no se formalizaban por su elevado coste de transacción y se movían en el terreno del empleo sumergido, ahora se realicen con pleno cumplimiento de la legalidad

En tercer lugar, probablemente lo menos conocido hasta el momento presente, se están detectando caídas espectaculares de la afiliación, con correlativas altas incomprensiblemente elevadas, uno y otro fenómeno concentrado en un solo día o bien en dos días. Se trata de cambios bruscos de las bajas afiliativas que no casualmente suelen coincidir con el final de un mes y al propio tiempo con el último día laborable de la semana. En paralelo, además, sucesivamente se produce un correlativo inmediato incremente muy elevado de altas, es decir, que no por casualidad se produce el primer día laborable del mes siguiente. Así, ocurrió el año pasado, cuando el 30 de junio se produjeron entre altas y bajas un resultado neto de 265.000 bajas, mientras que el 3 de julio se dieron de alta 520.000 contratos, pero ese mismo día se habían producido 300.000 bajas; al final, en tres días laborales sucesivos el cambio global había sido solo de un total neto de 45.000 bajas. Algo muy similar, aunque de forma no tan intensa, se ha producido este año a finales de la temporada de verano, cuando el último día de agosto, también viernes, se produjo una caída neta en la afiliación de cerca de 300.000 bajas, si bien parcialmente corregida el primer día laborable de septiembre, cuando se produjo de golpe un incremento total de la afiliación de 173.000 altas.

Estos cambios bruscos, más allá del ciclo e incluso de la estacionalidad anual, no se verificaban en el pasado y encuentran una de sus explicaciones en la facilidad técnica en el procedimiento de altas y bajas, que hoy en día se puede producir con un simple clic en el ordenador conectado on-line a la Seguridad Social, con el añadido de que comporta muy escasos costes económicos. Ello ha provocado un incremento exponencial e inusitado de contrataciones de muy pequeña duración, con altas de apenas uno o dos días. En algunos casos ello puede valorarse en clave positiva, en el sentido de que está permitiendo que microcontrataciones, que en el pasado no se formalizaban por su elevado coste de transacción y se movían en el terreno del empleo sumergido, ahora se realicen con pleno cumplimiento de la legalidad. Sin embargo, este último fenómeno no tiene entidad suficiente como para explicar por sí solo estos cambios bruscos, de modo que mucho mayor impacto presentan otras prácticas de ingeniería contractual ficticia, que provocan tanto elusión de la normativa laboral como mecanismos de reducción indebida de costes.

Todos estos procesos bruscos de altas y bajas  comportan siempre una vía que en su conjunto suponen menores costes injustificados de conjunto a las empresas y, en las más de las ocasiones, no atienden a una contratación regular en relación con la causalidad en la contratación exigida por la legislación laboral. Por ello, es oportuno proceder a introducir mecanismos adicionales a los ya existentes de penalización a las empresas que adopten estas prácticas de bajas y altas sucesivas, pues de manera generalizada se trata de prácticas fraudulentas, incluso que, de no serlo, es aconsejable desincentivarlas por los efectos perjudiciales que provocan tanto sobre una mínima seguridad en el empleo de los trabajadores afectados como, igualmente, sobre la solidez general de nuestra estructura productiva.

Jesús Cruz Villalón, catedrático de Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social. Universidad de Sevilla

A %d blogueros les gusta esto: