Hitos de la Seguridad Social en los últimos 40 años

Repasamos de forma muy resumida los cambios normativos más destacados y las etapas que ha vivido nuestro sistema de protección social en las últimas 4 décadas.

1977 a 1985: fase de crecimiento rápido.

Se celebran sucesivos acuerdos políticos y sociales, entre ellos los Pactos de la Moncloa y la Constitución, pero también se consensuaron las reglas básicas del sistema de protección social de la democracia (reforma tributaria, moderación salarial, control de la inflación y gasto social).

En cuanto al sistema de Seguridad Social, como consecuencia de lo dispuesto en los Pactos de la Moncloa, se lleva a cabo una ambiciosa reforma del Sistema:

  1. Aumento de cobertura de prestaciones
  2. Reorganización de entidades gestoras (Real Decreto ley 16 de noviembre)
  3. Participación de agentes sociales en el control de la política de seguridad social

Los principios generales que dirigen estas reformas son la simplificación y racionalización de la gestión, la democratización del sistema con control parlamentario y la introducción de la progresividad en el sistema.

1985-1994: racionalización y cobertura universal

Se desarrolla una estrategia de racionalización del sistema, que implica una ralentización del gasto social en relación al PIB. Se converge hasta acercarnos al gasto de los países más adelantados.

La reforma de la Seguridad Social fue unilateral:

  • Ley 26/1985 no fue negociada y los sindicaron se enfrentaron fuertemente al Gobierno. Se trató de controlar los fraudes para hacer viable el sistema. Entre otras cosas, aumentan los años cotizados para poder acceder a las prestaciones.
  • Ley 26/1990 de Prestaciones no contributivas de la Seguridad Social. Tampoco se logró el consenso. Deja atrás el concepto de beneficencia por el “derecho objetivo” a recibir rentas de subsistencia, con independencia de que hubiera cotizado o no.

1995-2008: Pacto de Toledo y viabilidad del sistema

Es una etapa marcada por los acuerdos específicos en políticas de empleo y protección social. Los pactos políticos decidieron las líneas estratégicas generales de las reformas de la Seguridad Social.

  • 1995.- El Congreso nombra una comisión especial que sería llamada Pacto de Toledo y que elabora un primer informe que establece tres objetivos: estabilidad financiera, equidad y eficiencia en la gestión. Propone una docena de recomendaciones: separación de fuentes de financiación, constituir reservas con los excedentes, reestructurar bases de cotización para acercarlas, potenciar el carácter contributivo del sistema, perfeccionar la gestión, simplificar los regímenes especiales integrándolos en general y autónomos, unificación orgánica de las funciones de afiliación recaudación y gestión de las prestaciones, mantener el poder adquisitivo de las pensiones con su revalorización automática por IPC, reforzar la solidaridad (mejoras en orfandad y viudedad siempre que se pueda), potenciar la seguridad social complementaria e institucionalizar el seguimiento del sistema.
  • 1997.– Se aprueba Ley 24/1997, de 15 de julio, de Consolidación y Racionalización del Sistema de Seguridad Social que recoge las recomendaciones del Pacto de Toledo.
  • 2001.- Gobierno y agentes sociales firman el Acuerdo para la mejora y el desarrollo del sistema de Protección Social: jubilación flexible, Agencia de la Seguridad Social, lucha contra el fraude, promover la normativa para atención a la dependencia.
  • 2003.- Este acuerdo se desarrolla en una serie de leyes, hasta la aprobación en octubre de 2003 de un nuevo Informe del Pacto de Toledo, que contiene cinco nuevas recomendaciones (compatibilizar salario y pensión; considerar periodo de cuidado de hijos como cotizados; dependencia, discapacidad e incorporación de la inmigración en la protección social). Además, se aprueba la Ley 28/2003, de 29 de septiembre, reguladora del Fondo de Reserva de la Seguridad Social.
  • 2006.- Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a Personas en Situación de Dependencia. Completó los tres pilares tradicionales que eran el sistema de pensiones, el sistema sanitario y el sistema educativo.
  • 2007.- Ley de medidas en materia de Seguridad Social: Busca mejorar la eficacia del sistema. Traspuso a la legislación el Acuerdo social de 2006 referente a incapacidad temporal (coordinación de servicios de salud y el INSS), jubilación, supervivencia y nuevas situaciones laborales.

2008-2018: la sostenibilidad del sistema

El debate que caracteriza esta época y que llega a nuestros días es el de la sostenibilidad presente y futura del sistema.

  • 2010.- Nuevo Informe del Pacto de Toledo. · Entre las recomendaciones: Separación y clarificación de las fuentes de financiación; mantenimiento del poder adquisitivo y mejora de las pensiones; Incentivos al empleo; Modernización e información al ciudadano; gestión del sistema; Lucha contra el fraude; Edad de jubilación; Prestaciones de viudedad y orfandad; Tratamiento fiscal de las pensiones; Solidaridad y garantía de suficiencia; Sistemas complementarios; Mujer y protección social; Discapacidad; Inmigración; Control parlamentario y tratamiento presupuestario de los recursos de la Seguridad Social.
  • 2011.- Ley 27/2011, de 1 de agosto, sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social. Amplía gradualmente la edad de jubilación a los 67 años y se pasa a 25 los años a tener en cuenta para establecer la base reguladora de esta pensión.
  • 2013. Factor de sostenibilidad e Índice de Revalorización. Se aprueba sin consenso en el Pacto de Toledo ni acuerdo en la mesa del diálogo social.
  • 2016 Nuevas recomendaciones del Pacto de Toledo, con seguimiento de las planteadas en 2010.