Semana marítima de Bilbao

Responsables del ISM en el estand del Instituto en la Feria (autora foto: Rosa Mari Álvarez)

La World Maritime Week, la Feria naval heredera de la consolidada Sinaval que acoge Bilbao desde 1972, echó el cierre el pasado 14 de febrero después de acoger a cerca de 2.000 visitantes, más de cien expositores, con la participación de 27 países y de facilitar 458 encuentros de negocios.

Un encuentro ideado para potenciar las sinergias existentes entre los subsectores marítimos de la construcción naval, los puertos, la pesca y las energías marinas pero, especialmente, para fortalecer los vínculos entre los profesionales que los integran, gracias a un novedoso formato que contempla una parte congresual, otra expositiva y, una tercera, de trabajo en red: una fórmula con la que este foro se está consolidando como una cita ineludible en la agenda de los operadores y agentes que integran el sector marítimo a nivel europeo. Una industria que mueve en torno a 566.000 millones de euros en la Unión Europea, genera 174 millones de euros de valor agregado y da empleo a casi 3,5 millones de personas.

Así, durante tres días, la World Maritime Week, acogió, en torno a los congresos de Sinaval, Eurofishing, Futureport y Marine Energy Week, a cerca de 2.000 participantes y un centenar de ponentes de primer nivel con un denominador común en todos ellos: la búsqueda de alternativas de explotación respetuosas con el medio ambiente pero que, a la vez, resulten eficientes. Un reto al que se enfrenta en términos generales este sector y que le está obligando a redefinirse, pero que también está dando lugar a nuevas las oportunidades de negocio.

Lugar de encuentro

Pero si hay algo que hace especial a la World Maritime Week, más allá de la relevancia de sus ponentes y de su zona expositiva, es la importancia que se da al contacto entre los participantes. Estrechar lazos personales es fundamental en los negocios, resaltaba Sergio Alart, director de WMW. En concreto, en esta edición, en torno a 35 astilleros y armadores procedentes de 27 países, entre ellos, Filipinas, Malasia, Singapur, Vietnam, Tailandia, Alemania, Grecia, Reino Unido, Irlanda, Irán, Francia, Bélgica, Egipto o Marruecos mantuvieron 458 encuentros con empresas expositoras, una actividad que se presenta como uno de los mayores atractivos de la World Maritime Week.

Junto a las reuniones de negocios, la zona expositiva, con más de cien firmas e instituciones ofreciendo novedosos productos y servicios, completó la oferta de este encuentro que se realiza bianualmente en Bilbao.

Raúl Gutiérrez