El INSS obtiene un reconocimiento internacional por su plan para el refuerzo del control de la Incapacidad Temporal

De izquierda a derecha: Juan Antonio Martínez Herrera, subdirector general de Coordinación de Unidades Médicas, Gloria Redonod, directora general del INSS y Luis Sánchez Galán, médico inspector y ex-subdirector general de Coordinación de Unidades Médicas

La Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS) ha distinguido con un certificado de mérito a las buenas prácticas en el ámbito de la protección social al Instituto Nacional de la Seguridad Social por su Plan de intensificación para reforzar el control de la prestación por Incapacidad temporal (IT), en la categoría de buena gobernanza y medidas contra la evasión y el fraude.

En esta edición, la AISS ha querido premiar iniciativas orientadas a la aplicación de las nuevas tecnologías y la innovación en los procesos que permiten automatizar servicios y mejorar la gestión de los distintos sistemas de Seguridad Social, como es el caso de esta práctica que parte del Big Data e incorpora la estadística analítica informatizada como una nueva herramienta para mejorar el servicio que presta a los ciudadanos gestionando las prestaciones económicas de la Seguridad Social.

Los subdirectores generales de Gestión de Prestaciones, de Coordinación de Unidades Médicas y de Incapacidad Temporal y otras prestaciones a corto plazo, César Gómez Garcillán, Juan Antonio Martínez Herrera y Daniel García Sánchez, respectivamente, recogieron esta distinción durante el Foro Regional de Seguridad Social para Europa celebrado en Bakú (Azerbaiyán) del 14 al 16 de mayo de 2019.

Justificación y objetivos del Plan

En el periodo comprendido entre los años 2012 y 2018, el INSS detectó un incremento muy elevado en todos los indicadores de la IT: incidencia un 9,40%, prevalencia un 6,98% y una duración media de 9,59 días en IT por afiliado al Sistema de Seguridad Social. Estos datos dispararon el gasto en esta prestación hasta los 8.405 millones de euros en 2018, frente a los 7.560 millones de 2017.

Este incremento motivó la necesidad de implementar un Plan de Intensificación de la actuación del INSS para reforzar el control de la prestación por IT, antes de que el proceso alcance los 345 días, utilizando la herramienta SAS (sistema de analítica predictiva) para seleccionar procesos de IT susceptibles de recuperación de la capacidad laboral.

El objetivo del plan es mejorar los resultados de estos indicadores que reflejan la situación de IT (incidencia, prevalencia y duración media), adecuándolos a la situación de disminución de la capacidad laboral real de los trabajadores para que perciban este subsidio aquellos que realmente cumplan los requisitos legales para hacerlo.

El principal elemento innovador de esta práctica es el uso generalizado de una herramienta de analítica predictiva en la selección de los casos a revisar por los inspectores médicos del INSS, habiendo permitido la creación de dos modelos a utilizar: uno para las primeras citas de reconocimiento y otro para las sucesivas.

Esos modelos agrupan una serie de variables (profesión, diagnóstico, edad, tipo de contrato de trabajo, sector de actividad, duración de las bajas, etc.) que han demostrado su efectividad en la predicción de las situaciones susceptibles de ser alta médica y la herramienta va autoalimentándose con la información que va obteniendo en sus aplicaciones previas.

Desarrollo del Plan

El plan, desarrollado en el último trimestre de 2018, consistió en el incremento del control de los procesos de IT de menos de 345 días de duración. Para ello, los inspectores médicos que voluntariamente decidieron participar realizaron 20 actos médicos (reconocimientos y valoraciones de historia clínica on-line) hasta completar 240 controles trimestrales, fuera de su horario habitual. Al mejorar la selección de los procesos de control, se esperaba detectar de manera más ajustada un mayor número de trabajadores que habrían recuperado su capacidad laboral para poder emitir el alta médica.

En total, participaron 77 inspectores médicos y 30 administrativos de 21 direcciones provinciales del INSS realizándose un total de 17.810 actos médicos (el 97% de los esperados).

De las 10.753 valoraciones sobre historia clínica, se concluyó que el 35% debían acudir a reconocimiento médico, mientras que el 65% restante debía proseguir su baja médica.

En cuanto a los 7.057 reconocimientos médicos realizados, se emitieron 2.154 altas por inspección (31% de los casos), lo que supera en 11 puntos a la ratio estimada de partida de altas por reconocimientos en horario regular.

Su aplicación ha supuesto un ahorro de 13.987.386 euros para el Sistema de Seguridad Social, por los 374.976 días en situación de IT que se calcula que no se han producido por la aplicación del Plan.