Pacto de Toledo y perspectiva de género en la UIMP

Turno para los representantes del Pacto de Toledo en el seminario «La Seguridad Social ante la digitalización y la jubilación del baby boom: claves para su sostenibilidad financiera y social» dentro de los cursos de verano de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Moderados por la directora general del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), Gloria Redondo, los diputados Íñigo Barandiarán (Grupo Vasco), Sergio del Campo (Ciudadanos), Yolanda Díaz (Unidas Podemos), Diego Movellán (PP) y Mercè Perea (PSOE) han aportado su visión de la Seguridad Social desde una perspectiva de género.

El primer turno ha correspondido a Yolanda Díaz, de Unidas Podemos, que ha subrayado la desigualdad que existe entre hombres y mujeres en todos los estratos de la protección social, a su juicio, muy influida por la legislación y la configuración del mercado de trabajo.

Un mercado de trabajo marcado por una incorrecta clasificación de categorías profesionales, una altísima brecha salarial, exceso de temporalidad, parcialidad y carreras de cotización con numerosas lagunas. Hechos que se reflejan en los porcentajes de mujeres que copan las pensiones más bajas, los complementos a mínimos y las prestaciones no contributivas,

Por todo ello, asegura que se trata de una desigualdad estructural que requiere de un cambio radical por lo que ha sugerido la introducción de modificaciones en las recomendaciones del Pacto de Toledo que estuvieron a punto de aprobarse en la anterior legislatura, “para situar a las mujeres como titulares de derechos concretos en materia de Seguridad Social”.

A continuación, Sergio del Campo, de Ciudadanos, ha comenzado por lamentar no haber logrado ese acuerdo en el Pacto de Toledo en la anterior legislatura y ha insistido en la necesidad de alcanzar acuerdos.

En su diagnóstico, ha hecho especial hincapié en el déficit estructural del sistema y los peligros que lo amenazan a largo plazo de sostenibilidad y suficiencia.

Entre sus propuestas, mantener consensos básicos ya logrados en materias como la separación de fuentes de financiación del Sistema y estudiar otras como trasladar puntos de cotización por desempleo a contingencias comunes como propuso la AiREF.

A largo plazo considera que las reformas deben incidir en el mercado de trabajo, siendo capaces de aunar flexibilidad y unas políticas activas de empleo eficaces que reduzcan los periodos de desempleo.

Por su parte, Mercé Perea, del PSOE, ha hablado de la igualdad como reto colectivo y ha defendido la recomendación número 17 de las redactadas en la anterior legislatura: Mujeres y Seguridad Social por poner el foco en los retos que tenemos todos, porque, asegura, lograr la igualdad efectiva mejoraría nuestra economía y nuestra competitividad.

Ha insistido en que el acuerdo en el Pacto de Toledo estuvo muy cerca en la anterior legislatura por lo que ha considerado necesario retomar la negociación donde la dejaron. «Es necesario aprobar estas reformas por unanimidad en una cuestión tan fundamental como las pensiones, ya que es el espíritu del Pacto de Toledo”, ha concluido.

Después ha llegado el turno de Diego Movellán, del PP, que ha invitado a ser optimistas sobre un acuerdo en materia de pensiones en el seno del Pacto de Toledo “porque hay un gran trabajo hecho y un gran nivel de consenso. El Pacto de Toledo es el gran pacto de la democracia y debe ser una historia de éxito”.

En lo referente a medidas concretas, ha coincidido en la necesaria separación de las fuentes de financiación del Sistema y otras medidas para combatir el déficit “que es la espada de Damocles que amenaza el futuro del Sistema”.

Asimismo, ha apostado por una política que cree empleo y flexibilidad para tomar medidas cuando sean necesarias.

Por último, ha tomado la palabra Íñigo Barandiarán, del Grupo Vasco, que ha coincidido en la necesidad de seguir adoptando medidas en favor de la igualdad real entre hombres y mujeres en el mercado de trabajo y ha recordado que las medidas adoptadas hasta el momento han dado sus frutos, aunque no los suficientes.

Además, se ha mostrado partidario de estudiar propuestas que han llegado desde el ámbito académico como las que plantean que la existencia de un vínculo familiar, al igual que tiene implicaciones legales en el régimen de gananciales, se pueda aplicar al ámbito de las pensiones, puesto que es el núcleo familiar el que comparte y soporta los gastos de cotización, por lo que no es descabellado plantearse que comparta las prestaciones generadas.

Para finalizar, ha coincidido en poner en valor la importancia del Pacto de Toledo y ha destacado que esa importancia radica precisamente en el acuerdo, por lo que ha lamentado lo ocurrido en la anterior legislatura de no poder lograr ese consenso en el último momento.