Magdalena Valerio defiende ante la ONU el compromiso del Gobierno con un crecimiento económico sostenible y un trabajo decente

La ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social en funciones, Magdalena Valerio, ha participado este martes en Nueva York, en el Foro Político de Alto Nivel sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y ha defendido ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) la importancia de continuar avanzando en la consecución del objetivo número 8 de Desarrollo Sostenible (ODS 8): lograr empleo pleno y productivo y trabajo decente para todas las personas.

En el marco de este Foro de Alto Nivel, Magdalena Valerio ha destacado varios elementos indispensables para España en su esfuerzo hacia la consecución de la agenda 2030: el factor local y la transición energética. Así lo ha defendido en el debate sobre la dimensión local de los objetivos de Desarrollo Sostenible: “Local 2030: localizing the SDG: The local dimensións of the SDG 8”.

En su intervención, la ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social ha explicado que la incorporación de la dimensión territorial a la Agenda 2030 se ha recogido “de forma rigurosa” en España. Por un lado, se ha aprobado la “Agenda Urbana Española” con el objetivo de impulsar y favorecer la economía urbana, que especifica actuaciones ligadas al ODS 8. En esa dirección, se han promovido en los últimos doce meses iniciativas para impulsar la Economía Social como pieza central para vertebrar los territorios y generar riqueza y empleo decente a escala local.

Otro eje de la acción del Gobierno de España tiene que ver con la generación de trabajo decente a través de los empleos verdes. “Compartimos plenamente que la transición hacia una economía neutra con respecto al clima ha de ser gestionada de forma justa y solidaria, combinando políticas de energía y clima con políticas de crecimiento y empleo”, señaló la ministra, que recordó que España ha sido especialmente activa, junto con la Unión Europea, en la firma del Acuerdo de París sobre el clima.

Valerio señaló que la transición ecológica y energética, al igual que la digitalización o la robotización, representan tanto un reto como una oportunidad para el empleo al que se debe dar respuesta. Para hacer frente al desafío de generar más empleos de los que se puedan destruir en esas transiciones, apuntó tres medidas necesarias: en primer lugar, apostar por las políticas activas de empleo y, particularmente, por la formación a lo largo de toda la vida laboral. Segundo, la implementación de políticas sociales para ayudar a las personas más vulnerables que tengan que readaptarse. “Con ese objetivo, el Gobierno de España va a adoptar una Estrategia de Transición Justa que debe servir para no dejar a nadie atrás y que supone un claro ejemplo de localización del ODS 8”. La tercera idea que trasladó es que para hacer realidad la transición hacia una energía limpia y la neutralidad climática es imprescindible contar con los interlocutores sociales. “El diálogo social nos permitirá definir mejor las políticas necesarias y conocer su eficacia”, concluyó.

Grado de progreso de los ODS

La ministra en funciones también inauguró este martes, junto al director general de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), Guy Ryder, el Seminario “Accelerating progress under SDG 8 and promoting full employment and decent work for all”, organizado por la OIT.

En este Foro de Alto Nivel se ha sometido a debate y análisis el grado de progreso que los distintos países han alcanzado en el ODS 8 a partir del Informe de resultados elevado por la OIT. En su intervención, Valerio ha reconocido el gran trabajo que la OIT está llevando a cabo hacia la consecución de la justicia social y la paz universal, a través de los derechos fundamentales representados en los pilares del trabajo decente. Y ha destacado el compromiso del Gobierno de España con los objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030.

La titular de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social explicó en su intervención que España ha asumido “en toda su extensión” el ODS 8 y ha destacado los avances del Plan de Acción de España para la Implementación de la Agenda 2030 en su primer año de vigencia. En especial, el progreso hacia el objetivo 8, empleo pleno y trabajo decente, objetivo que en el conjunto de la UE está obteniendo “sustanciales” progresos, en comparación con el conjunto de los 17 ODS, según el informe publicado por EUROSTAT en junio de este año.

“Esta tendencia positiva se ha reforzado, en nuestro país, de forma notable a lo largo del último año”, afirmó Valerio. La ministra destacó que España ha desarrollado actuaciones “muy significativas” para fortalecer esa tendencia de mejora ligada al ODS, prestando especial atención a los jóvenes y a las personas desempleadas de larga duración.

“Nuestro Gobierno está convencido de que no puede haber crecimiento económico si éste no es sostenible, si no está basado en la justicia social. Y por eso creemos que no puede crearse otro empleo que no sea un empleo de calidad o -en terminología Agenda 2030- un trabajo decente”, remarcó Valerio.

Entre las actuaciones llevadas a cabo por España destacó el Plan Director por un Trabajo Digno, que ha permitido mejorar la calidad del empleo de más de 220.000 personas, la subida del Salario Mínimo Interprofesional en un 22% en el último año y la revalorización de las pensiones.También se han adoptado medidas para reforzar la igualdad de género en el empleo y favorecer la corresponsabilidad de hombres y mujeres en el cuidado de los hijos, como la elevación de los permisos por paternidad hasta equipararlos con los de maternidad, y el aumento de la transparencia salarial en las empresas.

La ministra hizo una mención especial para el colectivo de los jóvenes. Valerio destacó el descenso de la tasa de desempleo juvenil en 11 puntos desde la fase más aguda de la crisis económica. “Pero no podemos sentirnos satisfechos, pues el desempleo y la precariedad aún azotan a muchos -demasiados- de nuestros jóvenes”, señaló.

En ese sentido, recordó la aprobación de un Plan de Choque por el Empleo Joven para los próximos 3 años, que contempla 50 medidas enfocadas a la orientación activa y personalizada, el impulso a la formación profesional y dual, una fuerte inversión en competencia digitales y en competencias clave, y el apoyo al emprendimiento. Y todo ello acompañado de un intenso trabajo con la Iniciativa Global de Empleo Decente para los Jóvenes de la OIT, como instrumento que ha permitido aglutinar esfuerzos por mejorar la situación de los jóvenes en el ámbito internacional.

Valerio también hizo mención a una serie de actuaciones realizadas por el Gobierno español que inciden en, al menos, 6 Metas del ODS 8: la mejora de la protección de los trabajadores autónomos, el apoyo y fomento de la Economía Social, el fortalecimiento del Diálogo Social como elemento central en el diseño de las políticas sociales, y la atención a los colectivos más desfavorecidos en relación al empleo, como las personas desempleadas de larga duración, las personas con discapacidad, o las personas trabajadoras de mayor edad. “El conjunto de actuaciones realizadas han contribuido a profundizar en la cohesión social en nuestro país, un componente adicional de motivación para poder continuar en esta senda”, afirmó Valerio.

La ministra en funciones se mostró moderadamente satisfecha por la evolución de los indicadores, aunque aseguró no ser complaciente, porque “somos conscientes del camino que todavía queda por recorrer”. Por un lado, el país está creando empleo a un ritmo en el entorno del 3% y “acabamos de superar nuestro récord histórico de afiliados a la Seguridad Social”. No obstante, “la persistencia de altas tasas de paro y situaciones de desigualdad, la situación de los colectivos más desfavorecidos o la precariedad de determinadas formas de empleo nos obligan a no darnos por satisfechos y a seguir trabajando”, afirmó.

Antes de la intervención en el Foro de la OIT, Valerio aprovechó su visita a Nueva York para mantener un encuentro bilateral con la Presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas, María Fernanda Espinosa, quien felicitó a España por los avances hechos en el último año en la recuperación de espacios para la mujer y lucha por la igualdad real, así como por su compromiso con los ODS de Agenda 2030.