El INSS es la primera Administración con presencia en todo el territorio nacional en implantar un plan para reducir la huella de carbono

El pasado mes de julio, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) presentaba en sociedad su Plan Nacional para la Reducción de la Huella de Carbono. Un ambicioso proyecto que pretende incorporar la lucha contra el cambio climático en las estrategias de actuación de los más de 500 centros gestores del INSS en toda España.

Hemos hablado con la directora general de la entidad, Gloria Redondo, para conocer cómo surgió la idea de dar este paso, sus objetivos o si existen iniciativas similares tanto en el ámbito público como privado en nuestro país.

Lo primero que queríamos que nos contara es, ¿cómo surge la idea de implementar un Plan Nacional para la Reducción de la Huella de Carbono?

El pasado 5 de junio, el director provincial del INSS de Jaén, Pedro Pablo García Merino, me escribió un correo en el que me comentaba que había conseguido la certificación de inscripción en el Registro de huella de carbono, así como el Sello acreditativo de la primera fase. El correo transmitía mucha ilusión y orgullo por el trabajo bien hecho por lo que decidí visitar su Dirección Provincial para conocer con mayor detalle el trabajo realizado y las dificultades con las que se habían encontrado.  Me volví a Madrid, pensando en los equipos de tanta calidad humana que tiene el Instituto.

Además, busqué información en la web del Ministerio para la Transición Ecológica y encontré mucho trabajo y muy bien hecho pero, en mi opinión, las políticas para proteger al medio ambiente aún son bastante desconocidas. Falta mucho para conseguir una verdadera concienciación social en esta materia.

Considero que todas las organizaciones públicas y privadas, y todos los ciudadanos, debemos trabajar juntos para favorecer los grandes principios: paz, seguridad, prosperidad, inclusión y conciencia ecológica. Por ello, pensé que el INSS, como institución que llega a millones de ciudadanos, puede hacer mucho en su día a día para replicar un modelo de respeto al medio ambiente, que nos afecta a todos.

¿Conocen iniciativas similares en el ámbito de la Administración Pública española?

Si, sobre todo, comienza a implantarse en las administraciones locales. Esto tiene su explicación, pensemos que los ayuntamientos son los encargados de realizar políticas que afectan al medio ambiente, y que inciden de forma muy cercana en los ciudadanos: la recogida de residuos, la contaminación de los vehículos, la iluminación, la conservación de parques y jardines, el agua, etc.

El INSS es la primera organización estatal, con implantación en todo el territorio nacional, que proyecta una iniciativa de esta magnitud. El INSS tiene más de quinientos centros donde puede buscar la eficiencia de la toma de decisiones en todo lo que afecte al medio ambiente, además de pedir a las cientos de empresas con las que se relaciona la misma forma de actuar. Esta nueva forma de actuar pueden conocerla millones de ciudadanos, con los que el Instituto mantiene una relación permanente. Ese es nuestro enorme potencial.

Durante la presentación del Plan, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, explicó que es el comienzo de una colaboración entre la Oficina de Lucha contra el Cambio Climático y el INSS para poner en marcha una herramienta de apoyo que sirva para hacer extensivo este ejemplo, ¿hay algún proyecto más en esta línea a corto o medio plazo?

Sí, ya tenemos organizada la primera reunión de trabajo con la Oficina Nacional de Medio Ambiente para primeros de septiembre. La colaboración la materializaremos en un convenio, donde detallaremos nuestro campo de actuación conjunto y nuestros objetivos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¿Cuáles serán las fases para su desarrollo?

El Plan Nacional del INSS para la reducción de la huella de carbono, tiene tres fases:

  • Recogida de la información en todo el Instituto que permita calcular el volumen de emisiones, centro a centro, y en conjunto.
  • Aplicación de la metodología del Ministerio para la Transición Ecológica para la cuantificación de la huella de carbono generada.
  • Realizar un Plan de reducción de la huella de carbono que identifique las medidas concretas a adoptar y cuantifique la previsión de reducción en un calendario preciso.

A falta de confirmación por parte del Ministerio de Transición Ecológica, los datos de la DP Jaén dicen que con su experiencia han logrado reducir un 75,82% su huella de carbono en el último trienio ¿Se han marcado algún objetivo concreto?

Es tan exigente el trabajo que requiere el procedimiento de registro de huella de carbono que, con una buena planificación, la reducción es segura. Por lo tanto, nuestro principal objetivo es conseguir el registro de las tres fases en todos nuestros centros. Y, como ya he comentado, servir de “ejemplo” a las empresas que se relacionan con nosotros y a los ciudadanos.

Seguro que durante el desarrollo de las diferentes fases, nos encontraremos con la satisfacción de estar potenciando nuestro compromiso social. Porque estaremos ayudando a orientar el progreso en un desarrollo más equilibrado y sostenible.

¿Qué nivel de prioridad concede el INSS a iniciativas de este tipo relacionadas con la Responsabilidad Social Corporativa?

Máximo nivel de prioridad. Estas iniciativas no suponen un mayor trabajo, suponen un cambio en la forma de actuar, y los beneficios son incalculables para todos.