Casi 950.000 autónomos han solicitado ya la prestación extraordinaria por cese de actividad

La Seguridad Social ha registrado 941.182 solicitudes para cobrar la prestación extraordinaria por cese de actividad para autónomos o por un descenso de la facturación del 75%. De ellos, casi 780.000 autónomos ya han recibido a día de hoy el visto bueno a su solicitud y este viernes cobrarán la prestación quienes la tengan reconocida.

Esta prestación está orientada a cualquier trabajador por cuenta propia inscrito en el régimen correspondiente que se vea afectado por el cierre de negocios debido a la declaración del estado de alarma o cuya facturación este mes caiga un 75% respecto a la media mensual del semestre anterior.

Su importe será equivalente al 70% de la base reguladora. Esto significa que, cuando se haya cotizado por cese de actividad durante al menos 12 meses, el importe es el 70% de la base reguladora, pero para quien haya cotizado menos tiempo, tendrá derecho al 70% de la base mínima de cotización del colectivo al que pertenezca el trabajador.

Podrán acogerse también los autónomos que hayan continuado su actividad si acreditan la caída en la facturación de al menos un 75%. Si acreditan la reducción de sus ingresos en el 75% previsto, no habría ningún problema en compatibilizar la prestación y la actividad.

Si tiene más dudas sobre esta prestación, puede consultar esta guía práctica. Para saber cómo puede solicitarla, pinche en este enlace.

Aplazamientos de cuotas y otras medidas

Además, las empresas y autónomos pueden aplazar con condiciones ventajosas las cuotas sociales. Una medida a la que se han acogido 63.676 empresas y que afecta a 807.436 trabajadores. Además, 28.619 autónomos también se benefician de esta medida.

Además, 396.614 autónomos y empresas han quedado exonerados de abonar las cotizaciones sociales de los empleados afectados por un ERTE por fuerza mayor.

En cuanto a los trabajadores contagiados por el virus o que por precaución estén en cuarentena, el Gobierno decretó que no cobren una baja por enfermedad común, sino que su baja se asimile a un accidente de trabajo. Ello permite recibir una mayor prestación, algo que ya ha beneficiado a 368.048 trabajadores.