Escrivá: “El IMV crea una sociedad más cohesionada e inclusiva y hace de España un país más atractivo para invertir”

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha subrayado, durante su intervención en el foro Spain Investors Day, que el Ingreso Mínimo Vital “al contribuir a crear una sociedad más cohesionada e inclusiva, tiene un papel muy relevante en hacer de España un país más atractivo para invertir”.

En este sentido, ha señalado que “el principal objetivo del ministerio es generar cohesión y certidumbre para los agentes económicos y para la sociedad española”. Persiguiendo este fin, ha indicado, “hace un año presenté en el Parlamento un plan basado en tres consensos: uno en pensiones, otro en materia de inclusión y otro en migraciones y hoy puedo decir que los dos primeros ya se han materializado y espero poder abordar el tercero próximamente”.

En el caso de las pensiones, ha explicado Escrivá, tras el respaldo mayoritario del Congreso de los Diputados a las recomendaciones del Pacto de Toledo, se está ya realizando una reforma de pensiones “con el objetivo de asegurar la sostenibilidad a largo plazo del sistema bajo los principios de solidaridad intergeneracional y responsabilidad fiscal”. En este sentido, ha subrayado que “partimos de una buena situación gracias a la reforma de 2011” y, sobre ella, “estamos trabajando en varias medidas para acercar la edad efectiva de jubilación a la edad legal”. Y ha añadido: “Hay margen para tomar medidas tanto en jubilación anticipada como en incentivos a la demora en el retiro”.

En materia de inclusión, Escrivá ha subrayado la aprobación del Ingreso Mínimo Vital en el Parlamento sin votos en contra. Esta prestación, que ha definido como “política innovadora que puede activar y mejorar las opciones de inserción y capacitación laboral de una parte importante de los trabajadores españoles y dinamizar la economía española”, beneficia actualmente a casi medio millón de personas.

El ministro también ha repasado las medidas de protección tomadas por la pandemia de la COVID-19, indicando que, en el momento más agudo, “llegaron a proteger a casi uno de cada cuatro trabajadores”. “Nuestras medidas, ha indicado, han estado especialmente bien diseñadas para favorecer la activación de trabajadores suspendidos en cuanto las condiciones lo permitieron”. Además, ha subrayado que, a diferencia de lo que ocurrió en la anterior crisis, “estas medidas han logrado que la caída de la actividad no se transforme automáticamente en una aún mayor pérdida de empleo”, y evitando este posible incremento masivo del desempleo, “han tenido un coste fiscal relativamente contenido”.

Estos acuerdos para proteger las rentas de trabajadores y empresas, ha señalado Escrivá, “están a punto de ser renovadas para los próximos meses”, ya que han permitido que tengamos ahora más trabajadores con contratos indefinidos y más trabajadores por cuenta propia que antes de que se iniciara la pandemia.

De cara al futuro, el ministro ha indicado que “nuestro mayor reto es aprender de estas experiencias” y utilizarlas para transformar nuestro mercado laboral, corrigiendo nuestras debilidades estructurales (precariedad, temporalidad…). Así, “esta exitosa experiencia del nuevo modelo de ERTE nos ha enseñado que hay formas eficientes de hacer de nuestro mercado laboral más flexible y más equitativo” y, por ello, “debemos adaptar este modelo para convertirlo en un elemento estructural de nuestro mercado laboral”.

José Luis Escrivá se ha mostrado convencido de que, combinando inversión pública eficiente y reformas, “el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la economía española es una gran oportunidad para empujar el crecimiento económico en el corto plazo y para hacer la economía española más productiva, inclusiva y resiliente a medio plazo”.

Puede acceder aquí al discurso completo del ministro en formato pdf.