El Gobierno trabaja con los autónomos en nuevas fórmulas de fomento del autoempleo

Un análisis sobre la incidencia de la tarifa plana, realizado por de la Dirección General de Ordenación de la Seguridad Social, revela que gran parte de sus beneficiarios no permanecen posteriormente en el Sistema.

Según este análisis, que coincide con los cinco años de vigencia de esta medida, existe una clara desproporción entre los beneficiarios de la tarifa plana y la evolución de los afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En concreto, entre diciembre de 2013 y junio de 2018 el número de afiliados en el RETA se incrementó en 229.090 personas. En ese mismo periodo, 1.473.774 autónomos se beneficiaron de la tarifa plana. Es decir, el incremento de afiliación al RETA representó apenas el 15,54% de las tarifas planas concedidas. El resto de beneficiarios habrían ido al desempleo o al régimen general al considerar que esta medida no se ajustaba a sus necesidades.

Por comunidades autónomas, el resultado es muy dispar. En Baleares es donde este porcentaje ha sido mayor y alcanza el 40,7% de incremento de afiliación respecto a las tarifas planas concedidas, frente a comunidades autónomas como Castilla y León que arrojan incluso una ratio negativa del -2,13%.

En relación con la permanencia en el Sistema, se observa que más del 60% de los autónomos menores de 30 años (62,54%) permanecen en alta un periodo inferior a los 12 meses, porcentaje que alcanza el 46,91% entre los mayores de 30 años.

Incremento de la afiliación de autónomos

La entrada en vigor de la tarifa plana en 2013 evidenció un notable incremento de la afiliación de autónomos en 2014, con un incremento interanual que llegó a los 68.153 afiliados más. En 2013, este régimen había experimentado una pérdida de 16.035 afiliados.

A partir de 2016 la medida deja de tener efectos significativos en la afiliación, disminuyendo el incremento de afiliados hasta la entrada en vigor de la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, que flexibiliza las condiciones para beneficiarse de este incentivo en la cotización.

Además, si analizamos el comportamiento en la afiliación entre este régimen y el Régimen General, observamos que desde febrero de 2013 (momento más bajo en la afiliación), y hasta junio de 2018 se han recuperado 2.856.244 afiliados, de los que 2.563.572 son del Régimen General sin Sistemas Especiales y 275.752 del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos.

Es decir, mientras en el Régimen General se han recuperado el 85,7% de los afiliados, en el RETA ese porcentaje se sitúa en el 66,9%.

Nuevas medidas

Por todo lo anterior, el objetivo de la Seguridad Social es diseñar incentivos que favorezcan el alta de nuevos afiliados en el RETA como logró la tarifa plana en un primer momento, pero buscando un crecimiento consolidado y duradero en el tiempo.

Todo ello sin perjuicio del resto de medidas de fomento del autoempleo que existen en la actualidad, y con el objetivo común de la Administración y las distintas asociaciones de autónomos para encontrar un sistema que relacione más directamente el tipo de cotización con los ingresos reales de estos trabajadores.

Organizaciones de autónomos

Las asociaciones de autónomos se muestran de acuerdo en la necesidad de revisar las tarifas planas, aunque con diferencias entre ellas.

La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) considera que esta medida ha resultado útil aunque necesita cambios. En este sentido, el secretario general de la asociación, Lorenzo Amor, en declaraciones recogidas por la agencia Efe, plantea analizar y revisar con Trabajo los incentivos para aquellos autónomos que transcurrido el primer año ya tienen una suficiente facturación o rendimiento neto. “No parece lógico que un autónomo que durante el primer año ya tenga un rendimiento neto de 30.000 o 40.000 euros y sigamos bonificándole la cotización de la Seguridad Social.

Por su parte, el secretario general de UPTA, Eduardo Abad, señala también en declaraciones a Efe, que la tarifa plana ha contribuido a la “burbuja del emprendimiento” y que es necesario analizar la viabilidad de la actividad que pretende desarrollar el nuevo autónomo antes de ofrecer la ayuda.

Además, UATAE apunta que la tarifa plana debe ser una medida puntual, para hacer subir las nuevas altas de afiliación, pero mantenerla a largo plazo potencia la aparición del drama de los “falsos autónomos”.