El Instituto Nacional de la Seguridad Social pone en marcha un Protocolo de Actuación para la Reducción de la Huella de Carbono

El Instituto Nacional de la Seguridad Social ha presentado hoy su Plan Nacional para la Reducción de la Huella de Carbono en una jornada de trabajo con los directores provinciales del INSS inaugurada por el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, y la directora general de la entidad, Gloria Redondo.

Morán ha saludado esta iniciativa que “puede ser un ejemplo para el conjunto de las administraciones” y ha subrayado que espera que esta colaboración que comienza entre la Oficina de Lucha contra el Cambio Climático y el INSS sirva para poner en marcha una herramienta de apoyo para hacer extensivo este ejemplo a instituciones públicas y privadas.

El secretario de Estado ha agradecido este compromiso decidido para luchar contra el cambio climático que “es la principal amenaza para el planeta. Se trata de un reto actual y multisectorial que no se puede poner en duda”.

En este sentido, ha citado diferentes informes internacionales como los elaborados por el Foro Económico de Davos que subrayan el riesgo que supone para nuestro futuro inmediato el clima extremo, los desastres naturales, etc. Un impacto que será muy importante en los países del arco mediterráneo y que en nuestro país incidirán de manera directa sobre 32 millones de ciudadanos y que desafiará nuestro modelo social, económico y administrativo.

Por último, ha repasado los proyectos emprendidos desde el Ministerio de Transición Ecológica, desde la elaboración de una nueva agenda transversal y un nuevo marco estratégico de energía y clima para descarbonizar nuestra economía. Como medidas concretas se ha referido al Proyecto de Ley para el Cambio Climático que pretende reducir un 20% las emisiones de la economía española para 2030 o el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima.

El INSS, a la vanguardia en la lucha contra el cambio climático

La directora general del INSS, Gloria Redondo, ha destacado la apuesta de la entidad por ser un referente de buen gobierno potenciando su compromiso social.

Dentro de esta apuesta, se despliega esta nueva estrategia de respeto al medio ambiente que pretende reducir las emisiones de efecto invernadero y que se pretende aplicar en todas las actuaciones de la entidad y con unos objetivos por encima de las obligaciones legislativas.

Se trata de implantar un modelo de gestión innovadora a través de este protocolo de actuación para la reducción de la huella de carbono en los cerca de 500 centros gestores del INSS, además de convertirse en agente de difusión de este modelo para otras instituciones –tanto públicas como privadas- y para el conjunto de la ciudadanía.                                                                                     

¿En qué consiste?

El Protocolo de Actuación para la Reducción de la Huella de Carbono incorpora el cambio climático en las estrategias de actuación de los cerca de 500 centros gestores del INSS en toda España. Además de tratar de reducir la emisión propia de gases de efecto invernadero, a la hora de contratar, se va a priorizar a las empresas que tengan un compromiso similar.

La huella de carbono es un indicador ambiental que pretende reflejar la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto. El dióxido de carbono, el metano, el óxido nitroso o los hidrofluorocarbonos son solo algunos de los gases de efecto invernadero que las actividades de las personas emiten todos los días a la atmósfera. La huella de carbono cuantifica estas emisiones, indicando la contribución de cada organización al cambio climático.

El Protocolo de Actuación para la Reducción de la Huella de Carbono contempla una primera lína de actuación dirigida a cuantificar la emisión de gases de efecto invernadero en cada centro de trabajo. De esta forma, se pretende identificar las fuentes emisoras de gases y calcular la huella de carbono. Una vez recogidos los datos, se van a implementar planes provinciales dirigidos a reducir esa huella.

El Plan incluye la inscripción en el Registro de la Huella de Carbono habilitado por el Ministerio para la Transición Ecológica. Este registro permite que las organizaciones públicas o privadas puedan calcular su huella de carbono para después, efectuar su reducción y compensación.

Con todo ello, y con el compromiso de revisar los objetivos fijados por este Plan, el Instituto Nacional de la Seguridad Social se compromete a mejorar continuamente en todas aquellas actuaciones que tengan repercusión ambiental. Para ello creará un comité central y 52 comités provinciales de medio ambiente y energía. Este compromiso se evaluará mediante objetivos anuales.

El caso de Jaén

Este Plan se ha diseñado para toda la entidad gestora a partir de la experiencia pionera de la Dirección Provincial del INSS de Jaén, que ha conseguido reducir un 75,82% su huella de carbono en el último trienio, si se confirman los datos que se han enviado al Ministerio de Transición Ecológica.

En los últimos cinco años, esta dirección provincial ha trabajado las tres dimensión de la responsabilidad social corporativa, con dos objetivos principales: integrar la responsabilidad social en todos los ámbitos de gestión y conocer y reducir su huella de carbono.

En su plan de acción correspondiente al primer semestre de 2019 se incluyó el cálculo de la huella de carbono referida al año 2017 y su inscripción en el registro dependiente del Ministerio de Transición Ecológica. Dicho registro, que pretende constituirse en una de las principales medidas de lucha contra el cambio climático, incluye la presentación de un plan de reducción con acciones concretas, plazos y objetivo cuantitativo del mismo, que ahora da sus resultados.