Escrivá: “Las políticas de protección a los trabajadores han sido enormemente efectivas”

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha subrayado lo “enormemente efectivas” que han sido las políticas del Gobierno español para proteger empleos durante la pandemia de la COVID-19. Durante su intervención en la reunión ministerial de la OCDE sobre “Inclusión y Políticas de Empleo para la Recuperación”, que ha presidido, ha destacado que las medidas tomadas para proteger a trabajadores por cuenta ajena y por cuenta propia “han suavizado la crisis económica” provocada por la pandemia.

En concreto, Escrivá ha destacado el buen funcionamiento de los ERTE, a priori diseñados para hacer ajustes temporales en grandes empresas industriales, en empresas de servicios con un número pequeño de trabajadores.

Además, la protección de los empleos se ha visto completada por un sistema de incentivos a la reactivación de los trabajadores en ERTE que también “se está demostrando eficaz”. Así, el ministro de Inclusión ha indicado que estos incentivos, basados en mayores bonificaciones para los trabajadores activados que para los suspendidos, están “facilitando el retorno más rápido de aquellos que pueden regresar a sus puestos”. Escrivá ha subrayado que el 60% de los trabajadores que estaban suspendidos a finales de abril ya han salido de ERTE, con una reducción diaria de casi un 2%.

El ministro también ha subrayado otras medidas que han ayudado a proteger a los trabajadores durante la pandemia, como la prestación extraordinaria para autónomos, que ha llegado a casi un 50% de los trabajadores por cuenta propia, y la flexibilización del acceso a la prestación por desempleo para algunos colectivos, que “ha sido muy beneficiosa” para llegar a trabajadores que suelen estar en “condiciones de mayor precariedad”.

José Luis Escrivá ha indicado que todas “las crisis traen progresos” y esta ocasión no será una excepción, con cuestiones como la “posible extensión del teletrabajo”, algo que puede ser positivo no sólo para una mejora de la conciliación de la vida familiar y laboral sino también para reducir la contaminación y frenar la despoblación en zonas rurales.

El ministro de Inclusión ha destacado que la crisis económica por la COVID-19 “ha sido asimétrica”, lo que “ha exacerbado algunas tendencias que ya existían en nuestras sociedades, creando una sensación de vulnerabilidad” en un amplio espectro de la población. Para abordar este problema, en España “hemos puesto en marcha recientemente una nueva política: el Ingreso Mínimo Vital”, similar a los esquemas que existen en otros países, con dos objetivos: la redistribución de la renta, con el foco en la erradicación de la pobreza extrema, y el refuerzo de la inclusión social y la participación laboral de los beneficiarios a través de incentivos laborales y de itinerarios personalizados de inclusión.

El ministro ha explicado la importancia de las “políticas basadas en la evidencia”, especialmente en una situación de “alta incertidumbre”, como la que vivimos. “Es necesario tener datos diarios que nos permitan saber si se confirman nuestras ideas previas o no”, ha indicado.

Finalmente, José Luis Escrivá ha resaltado “la importancia de la cooperación reforzada” en tiempos de crisis, “como la que nos ofrece la OCDE, que nos permite compartir experiencias y aprender de los demás”.

José Luis Escrivá ha presidido la reunión ministerial de la OCDE bajo el título Inclusion and Employment Policies for the Recovery. En ella han participado representantes de los 37 países miembros de la OCDE –con Chile, Japón y Nueva Zelanda como vicepresidentes-, así como Costa Rica, recientemente invitada a convertirse en el socio número 38.

Los participantes han hablado de las oportunidades para abordar los desafíos a largo plazo como impulsar la creación de empleo, fortalecer la protección social y considerar la situación de segmentos específicos de la población que se han visto más afectados (por ejemplo, jóvenes, mujeres, niños, trabajadores autónomos y aquellos en formas de empleo no reglado).

La reunión ministerial (MCM) de 2020 está presidida por España y cuenta con la vicepresidencia de tres países, Chile, Nueva Zelanda y Japón, tal y como se decidió en la sesión del Consejo OCDE de 19 de septiembre de 2019. La primera mesa redonda de este tipo tuvo lugar el pasado 10 de junio, bajo el título de The Path to Recovery: Alternative Scenarios and Macroeconomic Policies y fue presidida por la vicepresidenta de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.